Planificar una boda no es nada fácil, pregúntale a los que ya van por la segunda o tercera, y es que todo tiene que quedar perfecto porque es un momento muy esperado. Como te queremos ahorrar el estrés, te dejamos estos puntos para que no falle nada:

shutterstock_221207839.jpg

1. Planear sin considerar el presupuesto:
Es fácil dejarse llevar por la emoción y empezar a hacer planes increíbles sin antes haberse marcado un presupuesto geLAneral y desglosarlo para cada cosa que necesitarás: salón, comida, música, bebida, foto y video, principalmente. ¿Por qué es importante? ¡Porque así no tienes que endeudarte sin necesidad!

2. La cantidad de invitados:
Tú haces tu lista, tu pareja la suya y resulta que hasta los suegros te pasan la suya, ¿y al final? Bueno, la cantidad de invitados cambia o se modifica. Es muy importante conocer la cantidad total de personas que asistirán para calcular el número de botellas que tendrán que comprar, así evitas que te sobren bastantes o tener que mandar a comprar algunas a la tienda más cercana.

3. Lo que toma cada quien:
Considerar los gustos de tus invitados debe ser el factor principal al momento de elegir los tipos de bebida que se servirán durante la fiesta, claro que tú y tu pareja serán los reyes en ese día, pero tus amigos y familiares deben sentirse cómodos y tomados en cuenta. Platícalo con tu pareja y hagan una lista de las principales preferencias de los asistentes antes de hacer la compra.

4. Lugar, hora y duración:
Y es que no es lo mismo una boda en ciudad que en playa o si está pensada para comenzar en la tarde o un poco más tarde. El punto aquí es considerar el ambiente que desean obtener y conocer las bebidas que mejor se adapten a él, además, considera el clima ya que este influye en la cantidad que se bebe en promedio. Por último, la duración: ¿cuántas horas? Si el evento es corto será menor lo que cada persona consumirá.

5. Los mililitros de cada botella y la cantidad promedio que se sirve según el tipo de bebida:
Generalmente existen distintas presentaciones de cada bebida, y esto está muy ligado al formato en que generalmente se sirven, por ejemplo si es tequila generalmente son caballitos con una cantidad menor que una copa de vino, ambas botellas pueden tener la misma cantidad de líquido pero la primera alcanzará para más personas que la segunda. Tomarte el tiempo para hacer un cálculo aproximado te servirá para ahorrar dinero y usarlo mejor en la luna de miel.

Anuncios