Quebec Original

Ahora entiendo por qué el término de original, esta ciudad es por demás maravillosa. Después de pasar el día de ayer de vuelo en vuelo: De León a Ciudad de México y de esta a Toronto para transbordar luego rumbo a Quebéc valió la pena el cansancio… Nos recibieron con un rico croissant y un café calientito en el .   Al subir a la Junior suite nos esperaba nuestro kit para no sufrir las bajas temperaturas: pantalón, chamarra, botas, bufanda, gorro y guantes, todo con el logotipo de Quebèc Original… Nuestro maravilloso viaje organizado por  Turismo de Quebéc comenzaba.

auberge-du-quartier-quebec-plaines-d-abraham-sejour-special-rabais-coupon-3118512-regular.jpg

rabais-forfait-escapade-charmant-hotel-quebec-auberge-du-quartier-6078752-regular.jpg

rabais-forfait-escapade-charmant-hotel-quebec-auberge-du-quartier-6079632-regular.jpg

Después de un sueño reparador y un ligero desayuno en el hotel partimos con nuestro guía Hervé y nuestra querida Magdalena Bermea (RP de Turismo de Quebéc en México y quien nos invitó a hacer este reportaje) al viejo Quebéc…. Nevaba y había un viento helado, desde el auto pudimos maravillarnos de sus plazas, su historia y su río San Lorenzo donde se podían observar bloques de hielo, bajamos a tomar algunas fotografías y entonces comenzó a llover…

Río-San-Lorenzo-Quebec.jpg

Luego de pasear por sus paisajes de cuento con arquitectura de influencia primero francesa y luego inglesa Magdalena amablemente nos compró un postre típico de Quebéc (cola de castor) el cual es delicioso y tendrán que probar nuestras lectores cuando visiten esta ciudad.

2-6969.jpg

Fue un día maravilloso donde caminamos y a pesar del frío intenso disfrutamos al máximo. Nuestra anfitriona en Quebéc, Paule nos invitó un delicioso lunch e intercambiamos impresiones de esta bella ciudad.

El Museo de las Ursulinas fue nuestras próxima parada y disfrutamos de una maravillosa exposición de una parte muy importante de la historia de Quebéc y como eran importantes en la educación de las mujeres de esta ciudad.

museo.jpg

Cerramos el día visitando algunas tiendas locales y cenando en el restaurante Graffiti, pasta, ensalada y tinto con una vista inigualable de una calle del viejo Quebéc y una amena charla. Bon appétit!

Myriam Villalpando

Anuncios